Aboga Tu Caso

Y altercó el pueblo con Moisés, y dijeron: Danos agua para que bebamos. Y Moisés les dijo: ¿Por qué altercáis conmigo? Éxodo 17:2

Lee Éxodo 17:1-7

“Sigues usando la palabra inconcebible, pero no creo que sepas lo que significa”, dice Iñigo de Montoya a uno de sus compañeros en la película, “La Princesa Prometida”. ¿Con qué frecuencia has usado una palabra sólo para descubrir que tenía una significado diferente de lo que pensabas?

A menudo leemos este pasaje y parece tener el sonido de un montón de niños mimados dando berrinches a sus hermanos mayores y a sus padres. La mayoría de las traducciones pierden la fuerza de la palabra “altercar” (vayyarev). La palabra significa “esforzarse, pelear, ya sea en la pelea”, e incluso “litigio”. La traducción”querella” no parece captar la magnitud de lo que está ocurriendo aquí. Las personas tienen una disputa legal – están contendiendo con Moisés como si presentaran una demanda. Sin embargo, su querella no es en verdad con Moisés, es con Dios.

Al corazón de este episodio hay un deseo intensamente humano por la justicia. Todos deseamos ser tratados con justicia. Todos deseamos ser atendidos. El pueblo de Israel son los demandantes en este caso judicial pidiendo vindicación. Ellos sienten que han sido tratados injustamente y engañados. A medida que continuamos a leer vemos que Moisés si mismo tambien tiene este sentido de injusticia. “¿Por qué me atacais? Es injusto litigar contra mí? Es Dios quien nos ha traído al desierto “.

Dios es muy consciente de los hijos de Israel y de su queja formal. El lenguaje y la estructura del hebreo es una en la que la queja lógicamente está siendo expuesta. Todos ellos están construyendo un caso en contra de Dios. Si Dios fuera quien dice que es, este universo no iría de la forma en que se encuentra actualmente.

Las personas están dispuestas a linchar a Moisés. Ellos están tomando la justicia en sus propias manos. Antes del final de este dia, Moisés será apedreado si pueden salirse con la suya. Dios, siempre atento a sus gritos de auxilio, interviene.

“He aquí que yo estaré delante de ti allí sobre la peña en Horeb, y golpearás la peña, y agua saldrá de ella, y la gente beberá.”
Éxodo 17: 6

Una vez más, el vocabulario se nos pierde. La palabra que Dios usa para decir que él estará delante de su pueblo es la misma palabra que se usa un capítulo posterior a hablar del pueblo de Israel en frente de un juez. (Éxodo 18:13).

En medio de nuestro sentido mal dirigido de justicia y de ingratitud, Dios mismo interviene. Su honor y su justicia están en juego. Él es un Dios que es a la vez bueno y amoroso. La única manera de satisfacer su sed de justicia es que los culpables sean castigados. Dios ama a su pueblo demasiado para permitir que sean sometidos a juicio. Se pone de pie en tu lugar. El Juez Justo es juzgado en nuestro lugar.

Moisés golpea la roca y los estallidos de roca herida son agua viva.

Hoy reflexiona sobre su justicia y bebe profundamente de su gracia. Desecha todas las percepciones erróneas de tu justicia y abraza su justicia.

Desvíos Divinos

Éxodo 2:15b Moisés huyó de delante de Faraón y se quedó en la tierra de Madián. Y él se sentó junto a un pozo.

Lee Éxodo 2:11-25

¿Te has sentido como si estuvieras en un desvío y tu vida en realidad debería ir una manera diferente?

Un día Moisés fue a ver a los trabajadores hebreos. Vio a su pueblo siendo oprimidos e impulsivamente decidió tomar justicia en sus propias manos. Atacó y mató al capataz egipcio que estaba dando latigazos a uno de sus compatriotas Hebreos.

Acto impulsivo de Moisés fue una metedura de pata colosal. Durante los próximos 40 años Moisés vivirá en el exilio en el desierto de Madián. Moisés probablemente sentía como si estos 40 años fueron un gran desvío en lo que de otra manera seria una historia asombrosa. Cada desvío en nuestra vida al mirar hacia atrás vemos que era parte de un hermoso tapiz que tejido por el Maestro Tejedor. Incluso los obstáculos y las discusiones demuestran que nuestra vida es un pedazo de trabajo artesanal y cuidadosamente tejido.

Años más tarde Moisés se daría cuenta de que sus 40 años en el desierto eran parte de su historia y un crecimiento de su mano de cartas y conjunto de habilidades: Él aprendería sobre el único y verdadero Dios de su suegro y sacerdote de Madián, Jetro. Aprendería a vivir en el desierto y a ser capaz de enseñar y guiar al pueblo de Israel.  Les enseñaría cómo vivir una vida próspera y nómada en lo que de otro modo hubiera sido un clima inhóspito. Si no hubiera sido por el “supuesto” desvío, Moisés nunca habría conocido a su esposa Séfora, y aún más importante, el Dios vivo en la zarza ardiente.

Acuérdate que no estás en un desvío. Dios tiene un plan para tu vida y quiere encontrarse contigo. Él incluso te ayudará a descubrir que el desvío era en realidad era la ruta prevista desde el principio. No huyas de tu desvío, es en el desierto que Dios se encuentra con su pueblo vez tras vez en el Antiguo Testamento. Fue en el desierto que Dios impulsó a su propio Hijo al escenario principal y pronunció las palabras más sorprendentes que cualquier ser humano jamás haya escuchado, “Este es mi Hijo, en quien tengo gran complacencia.” (Marcos 1:11)

Fortalece a los Hermanos

… Aarón y Hur sostenían las manos [Moisés], uno de un lado, y el otro en el otro lado. Así que en sus manos firmeza … Éxodo 17: 12b

Lea Éxodo 17:8-16

¿Cómo te recargas? Después de un largo día o semana de trabajo, ¿cómo repones fuerzas? ¿Recargas rodeado de gente? O recargas tomando un cafe a solas? Ambas prácticas nos recargan. Uno consiste en la disciplina espiritual de comunidad y la otra soledad. Ambas prácticas nos recuerdan el pronunciamiento de Dios: “No es bueno que el hombre esté solo” (Gén. 2:18).

Fuimos hechos para la comunión. El propósito de comunidad es para alimentarnos espiritualmente, emocionalmente y socialmente. Dios diseñó el reunirse de su pueblo el domingo para que no tengamos que viajar esta vida espiritual solos. Un día intencional de descanso sólo es descanso cuando es adoración.

Moisés y el pueblo de Israel ahora están residiendo en el desierto de Sinaí. Un desierto es un lugar de soledad. Es un lugar carente incluso de los elementos básicos para sustento. El desierto y la soledad nos recuerdan que necesitamos más que nosotros mismos para vivir y prosperar.

Moisés e Israel se enfrentan con el enemigo implacable de Amalec. Israel intenta luchar en su fuerza. Hasta en los mejores instantes, sus esfuerzos son luchas débiles. La manera de sobrevivir es reconocer que no tenemos que hacer frente a las luchas solo. Dios instruye a Moisés a levantar sus manos. Manos levantadas muestran que venimos con las manos vacías en señal de rendición. Es un símbolo internacionalmente reconocido de rendición. Dios rodea a Moisés con ayudantes capaces como Aaron, Hur, Miriam, y Jetro sólo por mencionar algunos.

Cuando las manos de Moisés se debilitan, Aarón y Josué lo fortalecen. Es en la debilidad cuando viene el Consolador. Es en la debilidad que recibimos al Consolador. Fuimos hechos para la comunidad. Estamos hechos para Pentecostés. Como el escritor de himnos William Booth dijo, “Haz nuestros corazones débiles fuertes y valientes, Manda el fuego!”

Hoy ora:

Padre, te doy gracias porque tu Hijo enfrentó la última soledad en el desierto de la Cruz para que yo pudiera ser llevado a la comunión y ser fortalecido. Gracias por el don de tu Iglesia y que yo no tengo que viajar solo por este mundo. Gracias por el don de tu Espíritu que me ayuda en mi debilidad. “Quiero vivir en comunidad que refleje el amor, la esencia de la comunión. Que esto refleje Tú propia naturaleza como Trinidad: Amor.

Amén

Dulzura de lo Duro

Éxodo 2:3   Pero no pudiendo ocultarle más tiempo, tomó una arquilla de juncos y la calafateó con asfalto y brea, y colocó en ella al niño y lo puso en un carrizal a la orilla del río.

Lee Éxodo 2: 1-10

¿Te has preguntado si el Faraón encontró irónico que cada acción que tomó para destruir a los Hebreos tuvo exactamente el resultado opuesto? El río que el rey quería usar para arrojar a los niños sería el mismo río que preservaría un niño hebreo y las aguas le convertirían en líder. La corte que estaba destinado a inculcar valores egipcios y aprendizaje y borrar la cultura hebrea se convierte en el vehículo para educar a Moises y el comienzo de las escrituras hebreas y preserva la cultura hebrea.

¿Igual que estos eventos “patas arriba,”que eventos “patas arriba” tienes en tu vida que el adversario intento utilizar para tu caída, sin embargo, Dios los está usando para convertirte en una persona gloriosa y de carácter? ¿Ves estos eventos como frustrante o abrazas la bondad que Dios traerá de éllos?

Al igual que la historia de Sansón y el león. ¿Ves Dios trayendo dulzura del fuerte? ¿Ves a Dios trabajando entre bastidores logrando una hermosa y dulce misericordia en tu vida?

Génesis 50:20 Vosotros pensasteis mal contra mí, mas Dios lo encaminó a bien, para hacer lo que vemos hoy, para mantener en vida a mucho pueblo.

Acuerdate de Todo

Y El Señor dijo a Moisés: He aquí yo os haré llover pan del cielo; y el pueblo saldrá, y recogerá diariamente la porción de un día,
     Éxodo 16:4

Lea Éxodo 16:1-36

Qué es?

Evernote? Papeletas? Cuadernos Moleskine? citas de iCal? Reuniones de Exchange? Cada uno de ellos sirven al propósito de recordarnos. Hemos inventado más formas de recordar y todavía parecemos cada vez más propensos a olvidar.

Ha sido un mes desde que el pueblo de Israel dejo el Mar Rojo (el día quince del segundo mes después de su salida de la tierra de Egipto Éxodo 16:1). Vieron una liberación increíble. Hasta este momento de su historia como un grupo de personas, nunca habían sido tan abrumados por un acto milagroso de tal gracia y redención.

Un mes más tarde, ¿cuál es su queja? Dios no quería que fuesen felices. Su creencia es que eran más felices en aquellos “buenos viejos tiempos”. Ellos eran más felices cuando estaban en Egipto. Puede que no hayan sido libres, pero si que fueron alimentados se decían. Incluso el propio nombre de Maná o “¿qué es” implica el olvido. Se olvidaron de cómo era el látigo del Faraón y de cómo se sentía realmente al caer sobre sus espaldas. Se olvidaron de la maravilla del Redentor.

Muchas veces somos como estos, nuestra situación actual supuestamente eclipsa a las promesas de Dios.

Sabemos que la peor cosa en el mundo es ser olvidado. Que la gente se olvide de ti, que la gente se olvide de lo que eres. Quizá pocas decepciones sean tan grande que ser olvidado.

Pero esta es la imagen de la gracia. Un Dios que ha sido olvidado, sufrió la angustia del olvido en la cruz. Todavía nos persigue y desea una relación con nosotros. Eso es lo que es el pecado, el olvido de la salvación y el cuido de la gracia de Dios.

En medio de nuestro olvido, Cristo viene a nosotros. Él declara: “Yo soy el pan del cielo.” (Juan 6:41). Escuchar el salvador decir: “Aunque me olvides yo no te olvidaré. Voy a redimirte. Voy a sostenerte. Yo cuidaré de ti. “Hoy recuerda que Dios no sólo ha suplido para ti en algún evento pasado, remoto y lejano, pero que cada día te sostiene. El antídoto para quejas es el recuerdo. El Señor se acuerda de ti. Deja que esto te transforme.

Isaías 49:15
¿Se olvidará la mujer de lo que dio a luz,

para dejar de compadecerse del hijo de su vientre?
Aunque olvide ella,
yo nunca me olvidaré de ti.

Tu Verdadero Yo

Ex. 15:25 “Y Moisés clamó a Jehová, y Jehová le mostró un árbol; y lo echó en las aguas, y las aguas se endulzaron. Allí les dio estatutos y ordenanzas, y allí los probó; 26 … yo soy El Señor tu sanador.

Lee Éxodo 15:22-27

¿Alguna vez has tenido una reacción instintiva al conducir? Tal vez alguien te cortó el paso. Tal vez el otro conductor estaba conducendo agresivamente. ¿Cuál es tu primera reacción? Si eres como yo, es posible que levantes la voz en frustración con un gruñido, un suspiro o incluso enojo con el otro conductor. Recuerdo haber hecho este tipo de protestas. Inmediatamente, pido disculpas y hago excusas con mis pasajeros. A veces le digo a mi esposa: “No era realmente yo. Sólo era mi educación Mediterránea.” Dios quiere transformarnos en nuestro verdadero “yo.”

Quiénes somos en verdad se revela cuando estamos empujados a nuestros límites.

En esta historia el pueblo de Israel ha logrado escapar de las garras del faraón. Ellos están ahora libres, cansado, sediento y casi abrasados. Cuando finalmente encuentran un pozo en el desierto. Descubren que sus aguas, como tantos otros pozos del desierto, son amargas. Se sienten defraudados.

Su respuesta: murmullo. Hay más de una docena de pasajes en el Pentateuco donde se menciona “murmullo”. Ellos se quejan contra Moisés. Ellos se quejan contra Dios. Por su reacción de quejas, Israel mostró muy claramente su verdadera naturaleza. Cuando uno es probado descubre quien es de veras.

Esta es la primera de sucesivas “cirugías cardíacas”  donde Dios quiere sanar a Israel. Dios desea cambiar Israel de una manera tal que cuando se empuja in extremis a su límite visceral  no va a rezumar amargura sino dulzura.

Dios proclama que va a convertir lo amargo en dulce. Muchos años más tarde en un jardín llamado el “almazara” (Getsemaní). La verdadera personalidad de una persona llevada al extremo se hará público. Sólo cuando las aceitunas se trituran producen un aceite hermoso y sano. Jesús, cuando es empujado a su límite extremo, nos muestra la verdadera sanidad de corazón que Dios desea para realizar en la humanidad. Él quiere tomar nuestras quejas y amargura y convertirlo en algo bello y dulce. Es en las aguas de las pruebas, que Jesús transforma nuestra voluntad en algo hermoso.

Hoy deja que Dios te sane.

Ora:

“Padre, hoy a través de las presiones de la vida, ayudame a descubrir quién soy realmente. También quiero ser lo que realmente deseas que yo sea. Ponme a prueba. Tratame. Purifícame. Moldeame más a tu imagen para que pueda ser capaz de decir “hágase tu voluntad” y no “hágase mi voluntad.” Te lo pido todo en el nombre de Jesús. Amén “.

Bañado en Bendición

Éxodo 14:22 Entonces los hijos de Israel entraron por en medio del mar, en seco, teniendo las aguas como muro a su derecha y a su izquierda.

Lee Éxodo 13:17-15:21

¿Alguna vez has ido a un bautismo? ¿Cuál es el mayor número de candidatos de bautismo que has visto? Uno? Dos? Ten? Veinte? Este pasaje que acabamos de leer es el mayor bautismo que el mundo haya visto. Pablo nos dice: “Yo no quiero que ignoréis, hermanos, que nuestros padres todos estuvieron bajo la nube, y todos pasaron el mar, y todos fueron bautizados en Moisés en la nube y en el mar” (1Cor. 10: 1-2)

¿Cómo obtenemos toda bendición espiritual?

¿Qué significa el bautismo? Literalmente significa ser bañados. Redescubriendo redención es explorar lo que significa ser bañado en bendición. Dios le dice a Faraón que Israel es su hijo primogénito, y “os digo, (Éxodo 4: 22-23a) ‘Deja ir a mi hijo para que me sirva.’ ”

Una de las bellezas de la redención es el concepto de adopción. Adopción lleva con sigo al menos tres conceptos principales, si no más.

Adopción significa acceso. Si una persona trata de correr hacia el primer ministro sin ser anunciado la seguridad del primer ministro, muy probablemente, le abordará antes de que alcance al primer ministro. Rebobina toda esta situación y ahora imagínate que la persona corriendo hacia el primer ministro es su hijo o hija. Ahora el detalle de protección ya no abordará, sino ahora ayudará e incluso permitirá el acceso. Ser hijos nos concede acceso.

La adopción nos otorga una herencia incomparable. Esta herencia es de mayor valor que cualquier botín de oro que podamos tomar de Egipto.

En tercer lugar adopción nos concede seguridad. Nos mantienen a salvo de cualquier peligro, fatigas, o trampas que el faraón podrá tratar de lanzar en nuestro camino. Casi puedes escuchar a Dios diciendo a Faraón: “Si te metes con mi hijo te metes conmigo”.

¿Por qué tenemos toda bendición?

En Harry Potter, cuando Harry le pregunta a Dumbledore, “¿Por qué no el malo no me toco?” Dumbledore explica: “Porque tu madre dio su vida por ti. Porque tu madre se sacrificó por amor a ti. Esa es la magia más fuerte que hay. Eso pone un poder sobre ti al cual el mal no puede hacer frente.”

No hay más poderosa estructura narrativa; no hay más increíble belleza moral que eso. No solo leer acerca de otra persona haciendo eso por alguien, sino conocer que Jesucristo vino a la tierra y lo hizo por ti, para que te la gloria y el amor eterno, cambie el centro de su vida. Las olas del mar Rojo no vinieron estrellándose encima de ti, todos el oleaje y las olas cayeron sobre Jesús y esto garantizan tu adopción. Su rechazo en la cruz garantiza nuestra adopción. Jesús al renunciar su herencia, garantiza nuestra herencia.

Hoy si temores asaltan, recuerda que eres adoptado. Si estas preocupado acerca de finanzas y provisión, recuerda que eres adoptado. Si estas ansioso por el mañana, recuerda que eres adoptado. Tu padre cuidará de ti.

Perdiendo Tu Voz

Perdiendo Tu Voz

Psa. 81:1    Cantad con gozo a Dios, fortaleza nuestra;
Al Dios de Jacob aclamad con júbilo.

Lee Salmo 81

Este mes consultas, farmacias y la Insalud están ofreciendo vacunas contra la gripe. No hay nada más frustrante que perder la voz cuando estás tratando de comunicarte con alguien.

Los tres primeros versículos describen los eventos que ocurren todos los años en la cuspide del calendario festivo. El pueblo de Israel estaria celebrando el año nuevo (Rosh Hashana), diez días más tarde, el Día de la Expiación (Yom Kippur) y luego en el día decimoquinto la Fiesta de los Tabernáculos.

De alguna manera, a pesar de que habían hecho promesas de confiar en Dios y seguirle, el ajetreo y el bullicio del año desplaza de su memoria lo que Dios había hecho por ellos e impide que se alegren en su salvación. Durante estos quince días el calendario les vuelve a contar la historia de redención: la creación, la salvación de la esclavitud, y la entrega de la pacto y alianza en el monte Sinaí.

Recuerda

El pueblo de Israel descubrió su voz de nuevo al recordar (versiculo 1 al 4) grandes hechos de Dios del pasado. Cuando el salmista usa las palabras “toca la trompeta”, Israel se acordó de las trompetas en los muros de Jericó. Así como Asaf pronunció las palabras: “Escucha, pueblo mío,” los cantantes de este salmo fueron transportados de vuelta a esas hermosas palabras en Deuteronomio 6: 4 “Escucha, Israel: El Señor, tu Dios, el Señor es Uno”.

Gozo

En el último y gran día de esta fiesta, muchos años después, Jesús llamaría a su pueblo a regresar a Él. Su llamado al arrepentimiento y nuestra necesidad de ser lavados y ser limpiados daría lugar a la respuesta gozosa y desbordante. Al recordar la bondad de Dios hacia nosotros nuestra única respuesta es obediencia gozosa y celebración. Así el salmo termina con un fuerte recordatorio de la gracia y de los recursos de Dios. Aquel de quien desconfiaba Israel, Dios, no es ni mezquino ni impotente: da lo mejor, y trae la dulzura de lo que es duro, dificil y poco prometedor.

Celebremos la vida nueva que Jesús proveyó para nosotros en el día de la expiación.

Nuestras Vidas le Pertenecen

¿Cuántos de nosotros hemos viajado a Hawái? Yo diría que pocos. ¿Cuántos de nosotros sabemos o conocemos de un ser querido que haya sufrido de cáncer? Mi conjetura es casi todos nosotros. No hay nada nos otorgue más solidaridad con nuestros compañeros humanos que nuestra mortalidad. Nuestras vidas no nos pertenecen. Nuestras vidas le pertenecen a el.

Éxodo 11:5 5 y morirá todo primogénito en tierra de Egipto, desde el primogénito de Faraón que se sienta en su trono, hasta el primogénito de la sierva que está tras el molino, y todo primogénito de las bestias.

Lea Éxodo 11:1-10

Benjamin Franklin una vez comentó: “En este mundo nada se puede decir que sea seguro, excepto la muerte y los impuestos.” (Benjamin Franklin, en una carta a Jean-Baptiste Leroy, 1789)

Acaban de acontecer 9 de las 10 plagas en la historia del éxodo. Aún Faraón no cederá. De alguna manera, el privilegio, las diferencias, y las circunstancias impiden al Faraón identificarse con la esclavitud de los hebreos y el sufrimiento de su propio pueblo egipcio.

Desde el comienzo de la escritura hebrea hemos visto las consecuencias naturales de romper el corazón de Dios: la rompimiento de nosotros mismos y de nuestro mundo.

Dios promete que estos procesos de mortalidad pueden invertirse. Él es el Señor de la Vida. Toda la vida le pertenece a él. Él protegerá a aquellos que reconocen su Señorío y recurren a él. Dejemos de tratar de ser “señores de nuestras vidas.” Esta forma de vivir nuestras vidas llevo a la muerte de Jesús. [Matamos] al Autor de la vida, a quien Dios ha resucitado de los muertos, de lo cual nosotros somos testigos..” (Hechos 3:15)

Es este humilde arrepentimiento que deshace las ataduras de la muerte y crea una nueva solidaridad y una nueva humanidad. No hay nada más liberador que reconocer que la vida pertenece a Dios. Como tal, él cuidará de su creación. Cualquiera que sea la presión o afanes que enfrentan tu vida hoy: Recuerda que tu vida es de Él. Él te protegerá.

Que esta verdad nos lleve a humildad, una nueva solidaridad y paz en vida diaria.

¿Abusón? ¡De ninguna manera!

Ex 9:15 Porque ahora yo extenderé mi mano para herirte a ti y a tu pueblo de plaga, y serás quitado de la tierra.

Lea Éxodo 7: 14-10: 29

Cada pocos meses escuchamos de padres que se comportan de forma poca paterna con sus hijos. Padres deben proteger a sus hijos y no maltratarlos. Padres deben ser cariñosos, no abusones. Estas historias son desgarradoras. Cuando leemos acerca del Dios de Moisés vemos a un padre amoroso dando diez advertencias a un hijo contumaz por el nombre de Faraón.

Muchos historiadores apuntan al  “Papiro de Ipuwer” para sugerir un posible cataclismo en la historia del Egipto antiguo que sirve de paralelo extra-biblico a los incidentes descritos en el relato bíblico de las Plagas.

He aquí, el río es sangre, al beber de él, uno rehuye de personas y tiene sed de agua …
Las ciudades están devastadas, el Alto Egipto se convirtió en un páramo …
(“Las amonestaciones de Ipuwer”, M. Lichtheim. 1971-1980. La literatura del Antiguo Egipto. 3 vols. Berkeley)

Dios es el Dios que actúa decisivamente en tiempo y en espacio para producir arrepentimiento y redención.

Dios le dio a Faraón 10 advertencias.

Es posible leer la historia de las 10 plagas y confundirlos con lo que no son. Cada uno fue diseñado no para castigar, sino para producir arrepentimiento. Muchas veces lo denominamos las “diez plagas” cuando mejor se les podría llamar “las diez advertencias”. Algunos preferirían saltarse estos versículos como algo anticuado y arcaico. El pasaje citado anteriormente es una parte reveladora de toda esta narración. Es el séptimo de las diez plagas. Puedes escuchar el tierno ruego de un padre a un hijo fuera de control.

“¿No ves que siendo el Todopoderoso podría usar mi omnipotencia y obligarte a cambiar. Pero esto no es lo que hace un padre. Te estoy suplicando. Estoy pidiéndote que cambies”.

Incluso en esta séptima plaga de granizo y fuego, Dios está dando al faraón amplio aviso. El Señor esta en realidad pidiendo al Faraón y al pueblo egipcio que pongan su ganado bajo cubierta. Él desea que cada ser humano este protegido de las consecuencias naturales de su desobediencia.

El Señor quiere que su mundo se aferre a Él y tome refugio de la tormenta. “¡Toma cobijo bajo el costado traspasado del Salvador!” Es el ruego compasivo de un Dios que te ama y te redime.

Diles: Vivo yo, dice Jehová el Señor, que no quiero la muerte del impío, sino que se vuelva el impío de su camino, y que viva. Volveos, volveos de vuestros malos caminos; ¿por qué moriréis, oh casa de Israel? – Ez. 33:11

Pausa y reflexiona sobre este Dios de gracia ilimitada y un sinfín de oportunidades para con el arrepentimiento.