De Confiar

A veces se dice: “Lo único constante en la vida es el cambio.” La vida está llena de altibajos. Temporadas van y vienen. Las situaciones cambian. La gente cambia. Los sentimientos cambian. Nuestra experiencia nos dice que la vida en general es muy fluida. Hay mucho de verdad en esta declaración. Al mismo tiempo no se ajusta del todo con nuestro deseo. Queremos algo de confiar. Escritura a veces describe a Dios con palabras abstractas. Otras veces, Dios se revela escondiendo detrás de metáforas. Una de las metáforas la escritura usa para describir la constancia de Dios es la de una roca. Dios es tan de fiar y firme como una roca.

“No hay santo como El Señor;
Porque no hay ninguno fuera de ti,
no hay roca como nuestro Dios.”
1Sam. 2: 2

Las Rocas son azotadas por el viento y la arena. Están bien formadas y cambiadas por las condiciones que rodean. No es así con nuestro Dios, Él es nuestra firme fundación que resiste las tormentas de la vida. La idea de la ser incambiable se llama inmutabilidad. Ver a Dios como inmutable nos ayuda a identificar cuando basamos nuestra vida en otras cosas que cambian. Independientemente de nuestra situación actual, emocional, económica, o física, vemos a Dios como inmutable. Esto nos da la capacidad para pasar a través de las tormentas de la vida.

“Porque yo soy el Señor, no cambio;
por esto, hijos de Jacob, no habéis sido consumidos.
Mal. 3: 6

La belleza de la constancia es que no estamos sujetos a los caprichos y deseos de un Dios siempre cambiante y mezquino. Este Dios constante deshace los efectos de la caída y nuestro desliz al desorden. En medio de las tormentas de la vida vemos nuestra Roca, nuestra Roca probado, nuestra piedra angular preciosa.

“Como está escrito,
‘He aquí, pongo por fundamento en Sión
una piedra de tropiezo y roca de escándalo;
y el que cree en él no será avergonzado. ‘”
Rom. 9:33

Vemos a Jesús, el Dios infalible y constante, que resiste la tormenta inigualable de la cruz para poner nuestros pies en tierra firme. El amor de Dios para ti es una promesa constante y solemne, “Dios ha tomado un juramento solemne, un juramento que tiene intención de cumplir.” Isa. 62: 8.

El amor de Dios es de confiar.

Este mensaje también esta disponible en: Inglés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *